Qué hacer si queremos una nueva experiencia sexual

Es una pregunta muy personal, sin embargo debemos tener cuidado si en nuestro círculo de amistades hay chicos que ven con malos ojos esta práctica tan antigua como placentera. Pero lo mejor para tomar una decisión en ese sentido será hablarlo con la pareja. Poner varias posibilidades sobre la mesa y decidir.

En el caso que seáis dos chicos gays pero que todavía tenéis reminiscencias de la masculinidad, o que en todo caso ya os habéis cansado del rollo gay y queréis ver a una chica gritar y correrse entre vuestros cuerpos, lo mejor será hacerlo con una desconocida. Si sois una pareja heterosexual se pueden elegir desde gente desconocida que se puede encontrar en las múltiples páginas web dedicadas al tema cerca de tu ciudad, hasta hacerlo con alguien que conozcáis, aunque esta última posibilidad es más compleja, sobre todo si se tiene en cuenta que la curiosidad es algo nuevo en ustedes, una curiosidad que a toda costa os habéis decidido satisfacer. Un deseo obsesivo. Si habéis optado por un desconocido o por una desconocida tener en cuenta que será mucho mejor conoceros antes, chatear antes, quedar para tomar algo y planificar bien lo que supondrá ese día. Son múltiples las posibilidades que nos ofrecen los tríos Todo dependerá de lo que busquemos. Podemos encontrar tríos con hombres fornidos o con hombres negros o asiáticos.

Podemos encontrar chicas dispuestas a follar y cumplir nuestro deseo que son masajistas en páginas de contactos, pero teniendo cuidado. Posibilidades de experimentar hay muchas. Así que si ya os habéis puesto de acuerdo debéis seguir adelante. Si sois mayores tal vez convenga encontrar algún chaval joven que sea desconocido pero que no sea uno que solemos ver por la calle y a los dos nos parece simpático. Debe ser un chaval desconocido pero que tenga conocimientos de cómo hacer para que un trío funcione y sea una experiencia interesante para los tres. Para él desde luego lo será o no lo será porque es su trabajo y ya está, pero se empeñará en que vosotros gocéis de un buen ménage à trois.

La comodidad y la confianza jugarán un papel importante a la hora de decidir con qué persona puede acostarse una pareja. Si el tema se os da bien no tiene por qué quedar ahí. Pero estar con la mente alerta por si en algún lugar la conversación sale de la boca de alguien que no pensabais que podría estar hablando de eso. Hay gente que en materia sexual es muy cohibida. No cuentan lo que hacen o dejan de hacer en la cama pero deseos de contarlo sí que hay. El sexo es algo que está a la orden del día y cada hombre piensa en sexo cada siete segundos….como para no pensar en las múltiples posibilidades que nos puede ofrecer acostarnos con una persona más. Un tercero que se sume a los placeres conocidos. Un tercero que despierte nuevos instintos. Que nos devuelva el placer si este se ha perdido.

Tristan Vargas